“Las palabras pueden quedar en nuestros corazones, unas son como una buena canción, otras pueden ser hirientes como una puñalada. Los mensajes en las redes sociales se quedan haciendo bien o mal, como una piedra en el zapato que molesta y lastima. En ocasiones esa piedra puede dejar una cicatriz imposible de olvidar”
Las campañas contra el ciberacoso sólo serán exitosas sin cuentan con la participación de los jóvenes de la comunidad escolar. La sensibilización ante este problema, los sentimientos de las víctimas.
Estas campañas deben basarse en el análisis de mensajes (sus implicaciones) y de los sentimientos que estos pueden generar, son como un graffiti en una pared, difícil de borrar y que puede permanecer intacto por años, lo que hace más difícil  olvidar lo ocurrido. 
Sensibilizar a nuestros alumnos sobre este tema los ayudará a tomar la decisión más apropiada antes de reenviar un mensaje hiriente, visitar el block de un acosador, unirse a un grupo de odio, votar en una encuesta que atente contra la integridad y la diferencias de sus compañeros, permitir que otros tomen fotografías en momentos en los cuales se comprometa la integridad de una persona.
Martin Luther Kinn, Jr. dijo:

“Al final no recordaremos las palabras de nuestros enemigos, sino el silencio de nuestros amigos”. 

Hay que formar a nuestros alumnos para que no permanezcan en silencio mientras otros son atormentados. Tenemos que enseñar en nuestras aulas que el silencio, cuando los demás están haciendo daño, es inaceptable.

Para cerrar veamos este video:

Deja un comentario