La semana pasada tuvimos una clase excelente sobre perfiles en redes sociales.
Primero que nada comentamos sobre su definición, ¿qué conocíamos sobre el tema?
Luego con la ayuda de tarjetas informativas de perfiles, que se muestran en la imagen 1,  revisamos con profundidad los datos que componen un perfil en Redes Sociales (RRSS), como estos datos conjugados nos aportan una visión o imagen más completa de las cualidades y la personalidad de un usuario de internet.  Nos preguntamos: ¿Son simples datos? No,  combinados son más que la suma de sus partes. 
Vimos el poder que tiene las imágenes que colocamos como foto de perfil; este dato complementa más que ninguno la impresión  que nos hacemos de una persona. Discutimos y analizamos si aceptaríamos a ese perfil en nuestras redes, ¿por qué? Si o ¿Por qué no lo haríamos?.
Yo les tenía una sorpresa…
En un sobre cerrado les entregué a cada uno la verdadera identidad del perfil que tenían en sus manos, algunos se sorprendieron con los resultados.  No todas las personas son quienes dicen ser en internet. La comparación entre el perfil compartido y el perfil real dio pié para conversar sobre la suplantación de identidad o Phishing, por otra parte de la importancia de buscar nexos entre las personas que nos soliciten amistad.
Imagen 1.

Pasamos a crear una entrada, o post, en los blogs de la clase, cada uno fué anotando sus conclusiones y recomendaciones sobre el tema.

Veamos que escribieron los chic@s.

Enrique nos dice:

Debemos configurar como privado nuestro perfil.

Si desconocemos como configurar la privacidad de nuestra cuenta no hay problema, preguntemos o pidamos ayuda a algún profesor del instituto, seguro habrá algún especialista en el tema. Por otra parte podemos buscar un tutorial en youtube.com; eso siempre funciona.

Laura nos aconseja lo siguiente:

No fiarnos de la imagen de perfil de otro usuario.

Una imagen dice más que mil palabras, muchos suplantadores de identidad roban imágenes de banco de fotos, o de otros perfiles de redes sociales, las usan como anzuelos, ellos mejor que nadie conocen el poder de éstas, eligen las que saben que serán más aceptadas entre el grupo al cual desean llegar, timar, engañar.

Miguel y Claudia escribieron en su blog:

No aceptar a personas que no conocemos.

Está de moda tener muchos seguidores, hay herramientas y tutoriales para ganar prestigio en las redes.

Ellos también coincidieron en:

Para ganar más seguidores, no deberías seguir a todo el mundo.

Más “follower” es igual a más popularidad, ¿Sí? Tal vez, yo les diría que nosotros no somos una marca que busca reconocimiento, nosotros somos personas y, como en la vida real, en la vida on line, es mejor pocos y buenos amigos.

Miguel y Enrique comentaron también lo importante de:

Ver que aficiones compartimos en común.

Follower que compartan nuestros intereses, gustos, hobbies, que se alegren y compartan nuestros logros, que hagan comentarios apropiados de lo que compartimos. Una frase: “somos lo que publicamos, comentamos y creamos en las redes, también lo que otros comentan y publican de nosotros”, de allí la importancia de elegir con atención y precisión quienes son nuestros amigos on line, tanto como lo hacemos en la vida real. Ahondaremos más en este tema en la clase de Reputación Digital.

Complementamos con lo que compartió Claudia en su entrada:

No publicar excesiva información.

Al registrarnos en las RRSS estas nos proveen de un formulario que debemos rellenar con nuestros datos ¿sabías que no todos son necesarios? Revisa y coloca sólo los datos justos, los que tienen un asterisco (*), esos son lo obligatorios, los demás puedes dejarlos en blanco.

Por otra parte exponer todo lo que hacemos y pensamos en la red tal vez no sea buena idea; pensemos en las respuestas a las siguientes preguntas: ¿regalarías tus fotos a extraños por la calle? ¿repartirías volantes en el metro con la dirección de tu casa? ¿publicarías en los periódicos tus compras y tus viajes? Seguro que no.

María hizo un análisis en base al siguiente video,  Perfiles en redes sociales el cual cuenta la historia de un hombre que utiliza las Redes Sociales para escapar de su realidad:

“Dios nos hizo a todos iguales y no hay que tener vergüenza por lo que eres, en fin todos somos iguales. Mi opinión es que no importa si la gente te rechaza, tú eres tú mism@. Lo importante en la vida es vivir, disfrutar de la vida. Hay que dar gracias por lo que somos. No perdáis ni un solo segundo intentando ser quien NO eres”.

Hay mucha tela en este tema, para concluir vimos algunos trozos del
documental victimas de Facebook.

Deja un comentario