Presento a continuación los pasos ideales en el abordaje de un caso de ciberacoso. Este sería una especie de protocolo ideal, pero muchas veces los directores de escuela, coordinadores y docentes no disponen de tiempo para cumplir con toda la documentación que requiere un caso, y más si este debe elevarse al consejo de protección del niño, niña y adolescente. Un expediente puede contener más de 60 hojas o folios de actas y relatorías. Por otra parte los casos que no logran resolverse dentro de centro educativo no son los más graves, sino aquellos en los cuales los padres se niegan a negociar o conciliar con otros y con la misma escuela. 

En alumnos casos la intervención de la escuela y de su personal, más la buena disposición de los alumnos es más que suficiente. La actuación inmediata en la recolección de la data y la confrontación de esta ante los alumnos involucrados fundamental. La resolución de casos le permite al equipo del colegio ganar la confianza de sus alumnos.

Veamos y discutamos estos pasos, no son la receta perfecta, más bien en un intento por dar luz a quienes por primera vez se enfrenta a este tipo de situaciones.

1. Recibir la denuncia. 
Disponer de mecanismos y vías, para recibirlas, como por ejemplo: un buzón de sugerencias, una dirección de correo electrónico. Proveer de medios anónimos de información. Ver por qué no se hacen las denuncias. Es una buena idea publicar en el sitio web del colegio un modelo para plantear una situación de este tipo. 

¿Quiénes pueden hacer la denuncia: 
a. El alumno afectado se lo comunica al personal docente o al coordinador.
b. Otros alumnos no involucrados le comentan lo sucedido al profesor.
c. Un profesor se entera de qué algo está ocurriendo (burla, acoso o subplantación de identidad).

2. Documentar el caso. 
Levantar un acta de la recepción de la denuncia (fecha, quién la hace, contenido de la denuncia, alumnos implicados).

3. Reportar el caso a las autoridades del colegio y a las familias de los alumnos implicados.
Esta comunicación podrá hacerse vía mail, llamada telefónica, hoja de información, entrevista. El medio a utilizar dependerá de la gravedad del caso.

4. Abrir el proceso de averiguaciones: 
¿quién hizo qué? ¿Cuándo? ¿a través de cuál medio? ¿quiénes están involucrados?

5. Entrevistas a los actores del hecho.
El equipo docente y coordinador piden una entrevista con los alumnos implicados para invitarlos a hacer su relatoría.
Si son varios alumnos implicados trate de hacerlo de forma que no puedan pasarse la información o ponerse de acuerdo. Muchas veces ellos se aprovechan de los tiempos largos de recolección de información para unificar sus versiones. 
Cada alumno debe escribir su versión de los hechos, para ello puede suministrar un formato con los datos de identificación del colegio y alumno, fecha, entre otros. 


NOTA: No presione la redacción de este documento no trate de alterarla. El alumno debe sentirse libre de escribir. 

6. Contacte al equipo de redes.
reporte lo ocurrido a administrador de red o coordinadora de computación de su centro educativo. Sino dispone del personal mencionado contacte a un experto en el área (Representante, ex-alumno), para que le apoye en hacer las indagaciones en las redes sociales. Tenga paciencia, leerá y verá muchas cosas, hay jóvenes que pueden tener en su cuenta de Twitter más de 3.000 tweets. 
La información encontrada debe imprimirse (no escatime recursos) y acompañar el expediente. En aquellos casos que se dificulte la impresión del material, haga capturas de pantallas (ojo si se revela información personal, edite en un programa de imagen).

7. Evaluación del caso. 
En función de los hallazgos reúna al equipo coordinador (Coordinador, asistente, Orientadora) y revise la documentación levantada. En esta evaluación se deberán establecer estrategias de intervención individuales y grupales. 
Cuales pueden ser estas medidas: remitir el alumno a Departamento de Orientación, trabajar el caso en la clase de computación, establecer alianzas con organizaciones que trabajen el tema para propiciar espacios en los cuales los alumnos puedan exponer sus dudas y recibir información, plantear una resolución de conflicto basada en una mediación. Dependiendo de la complejidad del caso y de sus implicaciones, hacer la recomendación a las autoridades del colegio de hacer la denuncia ante el consejo de protección del niño, niña y adolescente.

8. Entrevista con los padres. 
Reportar a la familia sobre las medias establecidas. Pedir su autorización para la intervención individual (Remisión a Orientadora), grupal (mediación). Establecer con los representantes de los alumnos acciones conjuntas. Nota: respetar la confidencialidad del caso y de los alumnos implicados, artículo 227 de la LOPNA.

Deja un comentario