Así como un familiar, amigo, maestro, colega
puede describirnos como somos físicamente y psicológicamente, nuestro perfil en
red social nos describe on line.
Nuestro perfil define quienes somos y lo que nos gusta, o disgusta, nuestro
credo, ocupación, ideología, las causas por las cuales luchamos. Seguramente te
preguntarás: ¿Cómo pueden saberlo? Es mágico, la clave la información: lo que compartimos, creamos, consumimos en la red son
los datos suficientes para conocernos en profundidad.

Muchos pensamos que las redes sociales elaboran nuestro perfil en base a
los siguientes datos: dirección de correo electrónico, nombre, un nick, una imagen, lugar de residencia,
edad, entre otros. Pera eso es solo una
parte.
Nuestro
perfil puede incluir datos acerca de qué pensamos y son complementarios como por ejemplo:
gustos, hobbies, opiniones.

Debemos
reflexionar sobre lo siguiente: Nosotros somos el producto en venta,
que pagará el mejor postor. 
Con los datos suministrados en nuestros perfiles en las redes sociales,  éstas crean un patrón de gustos y tendencias, acertando claramente y con precisión, en nuestros posibles consumos.

A
través de nuestros perfiles las redes pueden determinar que nos gusta y los
productos que estamos dispuestos a comprar; en otras palabras qué buscamos o deseamos,
pueden predecir que adquiriremos e inclusive que nos hará falta; sí, lo saben,
tiene un equipo de profesionales y de herramientas sofisticadas “software” que hace
ese trabajo.
Los
datos suministrados a la hora de registrarnos en una red social son tan solo la
punta del iceberg: son los link que consultamos, los “Likes” que hacemos, las
palabras que colocamos en los buscadores, las personas que son nuestros amigos,
los videos que subimos o vemos en youtube, nuestros “Twit”, las personas que seguimos y que nos siguen, las fotos y
comentarios que hacemos de estas, y mil cosas más, los datos que sin darnos cuenta
ponemos a la disposición de las redes.

Deja un comentario